Foto: Instagram | @mr_fotograghy

Cuando piensas que el amor de tu vida está tras la pantalla de tu móvil

Amor por Internet: ¿Y si sale bien? ¿Y si no? 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Ligar por redes sociales está a la orden del día y... no intentes disimular porque sabes que tú también lo has hecho alguna vez. Internet nos ha abierto las puertas del amor a más de una, aunque a veces nos hubiera gustado cerrarlas de un portazo después de ver lo que realmente se encontraba tras la pantalla.

Hay un montón de posibilidades de encontrar a alguien que te guste y que seas correspondido en las redes, aunque esta técnica no convence a todo el mundo. ¿Cómo lo ves? (A nuestras madres les suele gustar más bien poquito que utilicemos esta táctica porque la verdad es que molaba más lo de que viniera alguien y se te declarara con cartitas). 

Se puede ligar de muchas formas por Internet, aunque la que está a la orden del día es la aplicación Tinder. Nuestra favorita es Instagram, ya que nos pone en bandeja las mejores fotos del tío que nos mola. El cortejo empieza con los 'likes': tú le das uno, él te lo devuelve, le das otro, él te manda un mensaje directo y... ya está (casi) todo hecho. Esto es así. Fácil, sencillo y para toda la familia. 

"Un mojito, dos mojitos. Mira que ojitos bonitos..."

En Facebook es algo más difícil, ya que ahí compartimos cosas mucho más personales y no estamos tan abiertos al mundo (en parte porque tenemos a nuestros padres como amigos). Aun así hay alguno que insiste en meter fichita con las solicitudes de amistad y no se entera de que, por mucho que las mande, tú no la vas a aceptar. 

Y si no, siempre nos quedará 'First Dates'. Porque sí, también puedes estar viendo el programa tranquilamente en el sofá de tu casa, que te guste uno de los chicos de las citas y volverte loca para encontrarle porque piensas que es el amor de tu vida. Tú imagínate que el chico es de Barcelona y tú de Madrid (uno de los riesgos de ligar por internet: que te guste uno del quinto pino), que tu así por probar, tuiteas "que alguien te mande a ese buenorro con un lacito a la puerta de tu casa" y que, sorprendentemente, el chico te contesta. ¡Toma!

(Mientras en tu cabeza suena todo el rato el 'Me enamoré' de Shakira). 

Y que a partir de ahí quedáis, os gustáis (te tiras a su yugular) y es todo de cuento (os lo dice una que sabe de lo que habla). Claro, que también te puede pasar todo lo contrario: quedáis y el chico sólo quiere ver la Puerta del Sol. Tú se la enseñas y... fin, cada uno a su casita y a seguir con el 'stalkeo' (más cotilleo que en la Cuore).

Eso sí, ligar por Internet también tiene su parte peligrosa: debes saber que no todo son buenas intenciones y que puedes encontrarte personajes muy locos por la red. Para evitarte disgustos innecesarios, antes de tirarte a la piscina, debes hacer una exhaustiva investigación sobre el maromo en cuestión: qué estudia, qué hace con su vida en general, si le gusta la pizza con piña, si es de playa o montaña, si alguna vez en su vida ha tenido novio/novia, TODO, y eso el perfil de Facebook ayuda bastante. Toda precaución es poca, no queremos que nos rompan el 'cuore'. 

Pero aún así, hay que saber que esta forma de fichar también tiene sus riesgos aunque hayas aplicado todo lo que te hemos dicho antes, y hay que estar preparada por si hay que salir huyendo con todo el equipo, hacer bomba de humo, 'block + unfollow' y hasta nunqui de una forma original.