Platanomelón

El squirting y todo lo que necesitas saber de él

Seguro que has escuchado hablar sobre el squirt o el squirting pero poco sabes más allá de lo que hayas podido ver en las películas, por eso, de la mano de las chicas de la mejor sex-shop on-line, Platanomelón, aprenderás cómo ponerte manos a la obra y salir con medalla de oro.

PLATANOMELÓN | CUORE.ES -

¿Sabías qué todas las mujeres somos capaces de tener un squirting? Sí, así como lo lees. Seguro que has escuchado hablar sobre el squirt o el squirting pero poco sabes más allá de lo que hayas podido ver en las películas, por eso, de la mano de las chicas de la mejor sex-shop on-line, Platanomelón, aprenderás cómo ponerte manos a la obra y salir con medalla de oro.

Pero, antes de meternos en materia, hay algunas cositas que debemos aclarar:

La eyaculación femenina y el squirting no son lo mismo: la principal diferencia entre estos dos es, principalmente, la consistencia: mientras que el squirting es un “chorro” que sale por la uretra, la eyaculación femenina es más bien viscosa y es segregada por la vagina, según comenta la Dra. Madeleine Castellanos.

- Tener un squirting no es sinónimo de más placer: el squirting es una respuesta sexual más, pero no está ligada al placer. Es la consecuencia de estimular dos partes claves a la vez pero, de hecho, puedes conseguir tener un squirting sin experimentar un orgasmo.

- No es exactamente un “chorrazo”: estamos acostumbrad@s por las películas a ver un auténtico chorrazo cuando se trata de un squirting, pero no siempre es así. Según comenta una de las actrices más famosas en categoría squirting, Cytherea, depende mucho de lo hidratada que estés y recomienda que, para prepararte, necesitas ingerir muchos líquidos y abstenerte de tener “estímulos sexuales”, al menos, dos días antes para que la experiencia sea más intensa.

Y, sabiendo esto, ¡vamos a conseguir un squirting!

1. Relájate: estar muy obsesionada con el tema no te ayudará en nada, te alejará de tu objetivo y no te ayudará a disfrutar del momento. Así que, enciende un par de velas aromáticas, pon esa playlist que te encanta y ¡prepárate para ponerte manos a la obra!

2. Hazte con un ayudante infalible: si ya sabes que tu objetivo es conseguir el squirting, ¡ponte las cosas un poco más fáciles! Aplica un par de gotas de la crema estimulante del punto G para hacerle más… amigable y que esté muy contento de verte ;)

3. Estimula el punto mágico: tú decides cómo: con tus dedos, sus dedos, con el pene de tu compañero o un vibrador para estimular tu zona G como… Genio Plus ;) Con Genio Plus será encender y disfrutar pero, si te decantas por lo manual, recuerda comenzar poco a poco e ir aumentando la velocidad y la intensidad según el cuerpo te lo pida.

4. ¡No te olvides del clítoris!: como te comentamos antes, el squirting es la estimulación de dos puntos clave: la zona G y el clítoris. Así que, no olvides a la joya del placer: mientras estimulas la zona G, con tus dedos bien lubricados dale un poco de amor al clítoris. Puedes empezar con movimientos circulares grandes, casi casi ni tocando el clítoris y poco a poco ir aumentando la velocidad y haciendo esos círculos un poco más pequeños.

OJO CUIDADO ¡no te alarmes si te vienen ganas de hacer pipí! Si buscas llegar al squirting, es una sensación de lo más normal así que… déjala fluir ;)