Platanomelón

No, no todas las vulvas son iguales: los 5 tipos

¿Piensas que todas las vulvas son iguales? ¡Qué gran error! Hoy te descubriremos los 5 tipos de vulvas más comunes, y cómo estimularlas correctamente.

Hace unas semanas atrás os presentamos los diferentes tipos de pene que existían y que debías conocer. Pues bien, en temas de diversidad, la cosa tira y se extiende. Por eso hemos pedido la ayuda de las chicas de nuestra marca de juguetes eróticos preferida, y gracias a ellas en este artículo descubrirás los 5 tipos de vulvas que existen, y cómo darle cariñitos a medida de cada una.

Pero, antes de comenzar, hay que ponerle nombre a las partes principales de la vulva para situarlo todo en su sitio:

Y ahora que ya tenemos al capuchón, al clítoris, a los labios menores y mayores, y a la vagina correctamente identificados, ¡vamos allá!

TIPO 1: la caperucita roja

A esta vulva le llaman así por la forma que dibuja su capuchón (la zona donde se juntan los labios menores). El capuchón es ligeramente más grande y esconde al clítoris de la luz del sol.

Lo peculiar de este tipo de vulva es que, si el capuchón es muy grueso, puede dejar al clítoris fuera de juego, dificultando que la mujer sienta placer. Por suerte, todo tiene solución: si tienes – o te encuentras con – una caperucita, recuerda apartar suavemente con tus dedos el capuchón para dejar el clítoris al descubierto, listo para disfrutar.

Y si buscas a ese alguien que sepa eliminar esas “barreras” y llegar directo a tu clítoris, lo hemos encontrado: el masajeador de clítoris Ivo. Este juguetito es muy potente, por lo que el capuchón no le supone ningún tipo de problema cuando de hacerte disfrutar se trata ;)

TIPO 2: la flamenca

¡Esta vulva nos encanta! Tiene un zapateao’, un arte y una vibra que enganchan. De hecho, parece que tenga su propio traje flamenco hecho a medida, porque los labios menores son largos y caen como si fuesen una falda flamenca, lista para entrar en un tablao’. ¿Lo mejor? Que la falda no molesta a la hora de… bailar en pareja ;) Se adapta perfectamente a cualquier música y la baila como la que más.

TIPO 3: la tímida

Tod@s tenemos a esa amiga que al principio, de tímida, parece borde… pero que al final, acaba siendo la más simpática. Pues bien, esta vulva es más o menos así: es reservada, pero cuando entra en confianza se convierte en el alma de la fiesta. Esta vulva tiene los labios menores muy estrechos, como escondiendo en su interior toda la diversión.

Si tienes – o te encuentras con – una vulva demasiado “tímida”, te recomendamos un par de gotitas de un lubricante a base de agua. Y es que las propiedades del lubricante harán que todo esté más resbaladizo, y que todo se sienta cien veces más.

TIPO 4: la perla

Esta vulva no esconde su mayor tesoro, más bien lo tiene a la vista: su principal característica es que su clítoris es un poco más grande de lo habitual y, por lo tanto, sobresale de los labios. Y si tienes – o te encuentras con – una perla, ¡estás de suerte! Al tener el clítoris tan expuesto, cualquier roce le despertará y estará lista para pasárselo súper bien.

TIPO 5: la mariposa

¡No te preocupes! No te la encontrarás volando. Este tipo de vulva tiene los labios menores más grandes, por lo que sobrepasan a los mayores. Y, además, los labios menores están como “con las alas abiertas”, de ahí el nombre de mariposa.

Si tienes – o te encuentras con – una mariposa, quizá sea un poco más complicado acceder al clítoris, por lo que te recomendamos que juegues una carta maestra: aplica dos gotas de crema estimulante femenina sobre el clítoris, y gracias a sus efectos como el incremento del riego sanguíneo, verás cómo sale del capuchón, listo para jugar.

Como ves, la diversidad está en todas partes. Esperamos que hayas descubierto y aprendido mucho más sobre las vulvas, y que estés preparad@ para hacerlas disfrutar.

Fuente: Tipos de vulvas – Platanomelón

Outbrain