ThomasVogel / ISTOCK

Nos hemos estado echando el spray solar mal todo el tiempo

Todo el tiempo que lleva con nosotros, queremos decir.

Hay que reconocer que uno de los grandes inventos del siglo XXI ha sido el spray solar: te lo echas y no tienes que estar con el "Yo te doy cremita, tú me das cremita" que te hace mucha gracia el primer día pero luego cuando uno no extiende bien y el otro se quema la cosa acaba tensa...

 

 

Sin embargo, ahora descubrimos que quizá no lo estamos usando como se debe...

Aunque ha venido a traer la practicidad a nuestras vidas, al parecer, lo mejor es que, antes de salir de casa, nos untemos bien con la crema tradicional y después, para ir repasando (cada ratito, no lo olvides), utilizar, eso sí, el spray.

Así te aseguras que todo queda bien cubierto y protegido...

Además, truco extra: no dejes de pulverizarlo en la cabeza, que también sufre y se quema y gracias al spray ahora podemos cubrirla.

 

 

Outbrain