IMDB

¡Alerta Spoiler!: El polémico final de la segunda temporada de 'Stranger Things'

No sigas leyendo si no lo has visto...

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Si has leído hasta aquí, significa que te atienes a las consecuencias... Pues ok, vamos allá:

La última escena del final de temporada de 'Stranger Things' está trayendo bastante cola, y es que aunque lo de darse un besito puede ser cosa de críos, si no está en el guión, no está en el guión...

¿Sabes de qué escena hablamos, no?

El baile de invierno con el que acaba el capítulo reúne a todos los chicos de la serie, y como en todo baile americano, se pone la música romántica, cada oveja con su pareja y al final... Aunque no sea año nuevo, un piquito siempre acaba habiendo.

En este caso hubo más de uno: Once y Mike, y Max y Lucas (pobre Dustin...).

No puso esa cara, seguro...

Sadie Sink (Max), es una de las nuevas caras que con la segunda temporada ya nos ha conquistado, aunque sus declaraciones (en una entrevista junto a los creadores de la serie) respecto al beso han dando qué hablar...

"Llegué el primer día del rodaje del baile de invierno y caminando vi las decoraciones y demás. Entonces uno de vosotros, creo que Ross, dijo 'Sadie, ¿estás preparada para el beso?', y yo me quedé como '¿qué? ¡No! Eso no está en el guión, no va a pasar'", explicó Sadie, que confesó pasar todo aquel día bastante estresada.

Lo cierto es que no pasó ese día, pero sí hubo beso al día siguiente, y los hermanos Duffer (creadores de 'Stranger Things') casi que la culpan de la escena: "Reaccionaste con tanta intensidad a esto... Estábamos de broma, y tú estabas tan asustada que ya era como 'bueno, ahora hay que hacer que lo haga'".

Ellos estaban en tono de broma, pero poca gracia les ha hecho a muchos de los seguidores de la serie, que han mostrado su descontento ante el 'beso obligado' de dos niños de 15 y 16 años.

"Nuestro primer beso fue frente a unas 200 personas, el equipo del rodaje, y hasta mi madre", contó Sadie.

Normal que le dé vergüenza con su madre y todo.

Por otro lado, el beso de Once y Mike también tiene su poquita de anécdota... 

No obstante, Millie Bobby Brown sí que se lo tomó con más filosofía. En una entrevista ha contado cómo su beso tampoco estaba previsto, y ambos tuvieron que improvisar.

Resulta, que para que no le cogiera de sopetón, Finn Wolfhard (Mike) le daría una pista justo antes del piquito.

De este modo, si te fijaste detenidamente -vuelve a verlo, sino-, pudiste leer en sus labios un "I'm coming in" ("Allá voy").

La pequeña Millie explicó que los hermanos Duffer no se dieron cuenta de esto hasta la edición final del capítulo, e incluso se plantearon eliminar el susurro. "Les dije: 'no lo hagáis, es muy divertido'. Y es una historia genial para contar", y al parecer, la joven actriz tiene mucho qué decir en la serie porque lo dejaron.

En cualquier caso (te hayan parecido bien los besos o no), lo que está claro es que la próxima vez se pensarán mejor lo de meter piquitos en la historia...