TVE

Almaia: Campanas de boda para cerrar 'Operación Triunfo'

#BodAlmaia

Campanas al son de 'City of stars', no podía ser otra.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

La fiesta final de 'Operación Triunfo' ha sido tan fuerte e intensa como toda la edición en sí -quizá acabaron todos en casa de Los Javis-, pero lo mejor de todo fue que, contra la superstición de ser martes (ni te cases, ni te embarques) y 13, quizá por ser la víspera de San Valentín el amor estaba en el aire y casi que hay dos bodas -el funeral todavía no ha llegado-. Si la declaración de Cepeda a Aitana (con el novio de ella delante) nos dejó a todos ojipláticos, la de Alfred a Amaia no fue para menos...

El roneo comenzó -hace meses- con la interpretación de 'Tu canción', el tema de Raúl Gómez con el que Almaia nos representará en el Festival de Eurosión, y que fue el encargado de cerrar esta fiesta de 'OT'. "Siento que bailo por primera vez... Junto a ti", volvieron a cantar dejándonos a todos con los vellos como escarpias, pero lo mejor vino después. Quizás se te estaban ya cerrando los ojitos, porque era tarde, pero Alfred pidió el turno de palabra a Roberto Leal y comenzó: "Me estoy poniendo muy nervioso...". 

Nerviosos estábamos nosotros.

"Hace tres meses que me enamoré de Amaia y quería decírselo hoy", dijo Alfred, dejándonos una cara parecida a esta:

TVE

Noemí Galera sigue con la boca abierta a día de hoy.

Pero Alfred seguía: "Aunque no hemos cantado 'City of stars' quiero decir que a partir de esa actuación empezó todo. Me encantaría volverla a cantar". Roberto Leal -es como nosotros- ya estaba esperándose un hincamiento de rodillas y un anillaco, pero no fue así concretamente: la dirección del programa dio carta blanca y todos se pusieron como las locas a preparar la actuación.

El amor todo lo puede (prueba fehaciente).

"Te quiero", susurró Alfred a su querida Amaia mientras comenzaba la intro de la canción de 'La la land', que con su magia vino a poner el broche de oro (ahora sí que sí) a este 'Operación Triunfo' 2017, que tantos momentazos nos ha dado. ¿Cuál fue la guinda? No podía ser menos: el beso de Almaia.

¡Viva la música y viva el amor!