GSR / GTRES

Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes se toman a guasa las críticas por los Goya

Al fin y al cabo es lo mejor.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

La 32 Edición de los Premios Goya fue conducida por Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, y como nunca llueve a gusto de todos, las críticas no han faltado para estos maestros de ceremonia. Tanto ha sido, que en su visita a 'El Hormiguero' han tenido que aprovechar para responder a tanta queja, pero evidentemente con humor.

La entrada no fue muy triunfal... Entraron con la cara (casi) pegada al suelo, y nada más sentarse: "¡Que lo hemos petado!", gritó Joaquín Reyes, a lo que -ya más en serio- contestó Ernesto: "Yo me lo pasé, de verdad, muy bien".

Ambos reconocieron que la presión del público era considerable y que tuvieron que hacer "algo digno" con lo que no estaban "de acuerdo", vamos, ¿que por ellos habrían sido más gamberros?

Probablemente, pero los presentadores de los Goya 2018 han tenido que dejar el humor a posteriori, tras ver titulares como "hunden los Goya". "Es una cosa acojonante porque no hemos hundido la gala, hemos hundido los Goya", se jactaba el de 'La hora chanante', mientras que Ernesto comentaba otro titular: "la peor gala de la historia, con la mejor hay dudas pero con la peor no hay dudas. Hay mérito".

Para mérito, los AARG.

De todos modos, y como todo en la vida, se lo han tomado con filosofía: "A nosotros siempre nos habían puesto muy bien y si ahora nos dan un palo hay que aceptarlo", ha confesado Joaquín, quien además contó que antes que a ellos "se lo propusieron a tres actrices". Otras críticas iban por la elección de dos hombres para la conducción de una gala con un tono tan feminista como el que tuvo.

"Fuimos la última opción. No lo presentó una mujer porque no quisieron o no pudieron", aclaró tajante el presentador.

Total, que sobre gustos no hay nada escrito y de algo hay que hablar, ¿no? A nosotros no nos disgustaron -todo sea dicho-, aunque claro, nuestro corazón está con Paquita Salas y su momentazo con el micro.

GSR / GTRES

¡Brava, Paca!