GTRES

Dulceida: "De pequeña quería ser actriz"

La bloguera catalana ha diseñado unas copas junto a la firma Bulldog Gin.  

CUORE.ES -

¿En qué te has inspirado para decorar las copas de Bulldog?

He buscado que tengan mi esencia, como todo lo que hago. Hay una, llamada Fuerza, que representa las raíces comunes que tenemos la firma y yo. También está Ojo de Dragón, que es mi favorita y la que más me representa visualmente. Creo que el ojo es algo que me define mucho y quería que estuviera presente y, como uno de los botánicos únicos es ojo de dragón, era perfecto. Luego Botanics, por los 12 botánicos de la ginebra y mi amor por la naturaleza. Y por último, Urban, que es un homenaje a mi ciudad, a Barcelona, el modernismo, el gótico...

¿Qué soñabas ser de pequeña?

Ser actriz y lo sigo haciendo. mis amigas de la escuela cada día querían ser una cosa, pero yo siempre actriz. Bueno, también tuve una época de peluquera porque me encanta maquillar, peinar y todo eso.

Si de repente todo se acaba y tienes que reinventarte, ¿qué serías?

Pues algo relacionado con la moda, el marketing... He aprendido mucho en todos estos años, incluso tele, pero por detrás.

¿Qué queda de la Aida del primer post y qué ha cambiado?

En esencia sigo siendo yo, pero he aprendido a ser más responsable, a trabajar mejor... Intento que tanto mis seguidores como las marcas estén contentos con mi trabajo.

¿Ves algo de entonces y querrías cambiarlo?

No, no, es parte de lo que soy, gracias a eso estoy donde estoy hoy. Claro, que la forma de vestir era un poco lo peor.

Todas tenemos alguna fotografía con un estilismo del que nos arrepentimos...

Yo tengo muchos. Tenía mucho pecho y me ponía un sujetador de encaje con un nudo detrás y me ponía una camiseta de tirantes debajo... Unas cosas rarísimas.

¿Alguna prenda que nunca te pondrías?

Nunca digas nunca. Lo he dicho de muchas cosas y luego he acabado poniéndomelo.

¿Y alguna por la que sientas debilidad?

Las camisas blancas de todo tipo. Tengo 200, pero cuando veo una digo: “Esta para mí”.

¿Has vivido alguna situación incómoda por el hecho de estar casada con una mujer?

Incómoda como tal no, pero sí la sensación de que no puedo hacer lo que me sale. Sobre todo cuando estoy en aeropuertos o viajo fuera veo parejas de chico y chica abrazándose y me da mucha rabia no poder hacerlo. En una ocasión, cuando nos acabábamos de casar e íbamos a las maldivas una azafata nos preguntó: “¿Sois amigas y os vais de viaje?”, y le contesté: “No, vamos de luna de miel”, y se quedó un poco flipada. Pero la verdad es que he tenido suerte porque no he tenido que vivir cosas heavies como las que me han contado mis seguidores.