INSTAGRAM

El que faltaba: Tyga también quiere estar en el parto de Kylie Jenner

Todavía cierran el hospital para ellos.

VICTORIA LUPIÁÑEZ | CUORE.ES -

Vaya la que hay montada con el Babyboom en el 'klan' Kardashian. Entre los piques, Kim Kardashian (37) queriendo dar el pecho al pequeño que viene en camino y el lío que va a haber en la sala de partos donde le toque empujar a Kylie Jenner (20), no hay quien pegue un ojo en esa casa. Kris Jenner (62) va a acabar loca...

Y es que la cosa parece no tener fin... Sobre todo el tema del embarazo de Kylie. Aquí nadie confirma ni desmiente nada pero todo el mundo quiere estar ahí mirando cuando la chica tenga que hacer el esfuerzo sobrehumano que es dar a luz. Aquello va a parecer más una boda que un parto. No nos queremos ni imaginar cómo lo bautice.

Pues por si eran pocos los que querían estar presentes en el momento del parto de Kylie, hay un nuevo adherido a la excursión al paritorio. Y no es otro que Tyga. Sí, el exchurri de Kylie. ¿Puede ser todo esto más surrealista? Sí, sí que puede ser. Porque encima tiene sus razones y todo.

Según una fuente cercana al rapero, resulta que Tyga sigue in love con Kylie y está al tanto de como se está desarrollando el embarazo. Cuando se enteró no tardó ni segundo y medio en escribir a su ex para que le contase. Hasta tal punto, que aseguran que le escribe asiduamente para saber cómo se encuentra y apoyarla en los momentos de bajón.

Fíjate, si ahora va a resultar que Tyga está más pendiente de Kylie y del churumbel que el propio padre de la criatura. El caso es que entre cháchara y cháchara, el rapero le ha dicho a la menor del Klan que si Travis Scott no pudiera estar en el momento en el que el bebé venga al mundo... ¡Él está dispuesto a ocupar su lugar!

Muertas nos hemos quedado por aquí.

Pero es que la misma fuente asegura que Tyga siente que ese bebé debería ser hijo suyo.

Venga, hasta luego.

¿Alguien está indeciso? Parece que sí. Pero la que tiene que estar flipando en más colores que el arcoíris tiene que ser Kylie, que la pobre lleva un embarazo un poco regulero y que al final del camino va a venir todo el mundo a arrimar el hombro y a no dejarla dar a luz tranquilamente.

Vaya cara se le va a quedar al bebé cuando vea a toda la troupe allí plantada nada más abrir los ojos...