D.R.

Cinco trucos para que tu amor de verano no te de gato por liebre

Y la cosa dure, si a ti te apetece

CUORE.ES -

A 30 grados, con el mar de fondo y la piel morenita… en un chiringuito de los de foto de guía de viajes, ¡todos los ligues de verano son pardos! Pero ¡ojo! en cuestión de amores veraniegos, las cosas no suelen ser lo que parecen. Si estás harta de besar sapos y quieres salir airosa en tu próxima escapada, sigue leyendo y apúntate estos cinco trucos infalibles para que (por fin) no te la cuelen.

Huye de la excelencia académica

Si te corrige todo el rato, si le pide al camarero el ‘catsup’, si se tira media hora disertando sobre la teoría del eterno retorno de Nietzsche, si usa las manos para auto entrecomillarse al hablar… corre. Si se es así de encorsetado (pesado) a la orilla del mar y con unas margaritas sobre la mesa, imagínate una comida de domingo con su familia. ¿Ya estás dormida?

Búscalo en la app de moda

No te acabas de fiar de lo que te cuenta, su discurso te suena a cuento chino y en un descuido has visto el icono de Adopta un tío en su móvil. Sé más rápida y en un descuido búscalo desde tu perfil. Así podrás saber si de verdad tiene 30 años y no 17 como sospechas, si se confirma que ese acento sospechoso no es murciano… Y si no ha mentido, ¡mételo en tu cesta de la compra!

Si pisa el acelerador… ¡Échale el freno!

Quiere presentarte a su madre, en lo que dan de sí un par de cervezas y unas tapas, te ha incluido en el grupo de whatsapp ‘Lo Colega Molone’ con sus 50 amigos íntimos y ya está pensando en los findes libres que cuadráis hasta diciembre para ir a verte a tu ciudad. ¡Alto! Muchas veces lo mejor de los amores de verano es que duran eso… un verano. Y, si tiene que ser más a largo plazo, ya se verá. De momento, si no es capaz de tomárselo slow: Next!

Nada de boca a boca por delirium tremens

Vale, es verano, el terraceo está a la orden del día y los mojitos corren como si no hubiera mañana pero… de ahí a tener que ser tú la que lo acueste en vez de poder acostaros juntos, hay un trecho. Si ves que pierde el hilo de la conversación, que tartamudea y que ya no sabe por qué ronda va: pa-sa-en-quin-ta.

Cuidado con los surferos… de secano

Y en general de cualquiera que vaya de lo que no es. Los surferos son una especie extraña, los reconocerás por su pelo largo que parece un nido, por el rubio sospechoso y el bronceado renegrido, por este estilo de vestir tan… surfero y, sobre todo, porque no se separan de su tabla. Si va de Kelly Slater pero no la ves por ningún lado, sospecha, igual se está tirando el pisto.