diego_cervo / ISTOCK

Haz detox (en tu vida) tras las fiestas

Llega el momento de hacer limpieza... De todo.

CUORE.ES -

¿Estás hasta arriba de langostinos? ¿Te habías propuesto hacer detox tras la Navidad? Bienvenida a nuestro mundo.

Pero esta vez hemos pensado hacer detox del todo... Porque empieza el año y vamos a hacerlo con nuestra vida 100% libre de toxinas.

¿Preparada? Será fácil...

Agua

Para limpiar el organismo. No hace falta (y a veces no es ni recomendable) pasarse el día en ayunas. Vale con añadir más agua a tu rutina (está demostrado que los españoles estamos secos, y no hay que tomarse tan al pie de la letra lo de la sequía). Así es como tu organismo funcionará mucho mejor.

A exfoliarse

Bajo la ducha, aplícate un buen exfoliante. Lo compras o te lo haces en casa (ya sabes, azúcar y aceite) y empiezas el año como los lagartos, con piel nueva.

Detox de tu cuenta bancaria

Seguro que has empezado ya con los números regulares. No pasa nada, la cuesta de enero se sube y punto. Y cuando llegue febrero empezamos a ahorrar, que luego llegan los 'porsiacasos' (las vacas, los regalos o los imprevistos): un truco que nunca falla es programar una transferencia automática. Según llegue tu nómina, transfiere una cantidad que creas que vas a poder soportar a tu cuenta de ahorro. Si desaparece de tu vista, no contarás con ese dinero: como si no existiera... Hasta que lo necesites.

Detox de personas

Elimina de tu vida los que no y añade gente que sí. Para lo primero, silencio total. A veces el 'unfollow' suele ser duro, pero para eso los dioses de las puntocom crearon la posibilidad de silenciar (en Whatsapp, en Facebook, insta o Twitter). Recuerda esto siempre: si no hablas de alguien, no existe, así que bórralo también de tus conversaciones. Y para dar paso a gente buena y de calidad... Fácil. Elige lo que buscas (ahora que tienes las ideas claras) y será más fácil hacerles hueco. Nuestra propuesta: en Adopta un Tío, la web de dating número uno (por algo será, claro).

Deja el móvil

Dicen que miramos el móvil unas 150 veces al día. Ciento cincuenta veces. CIENTO CINCUENTA. Si no te parecen demasiadas es que a lo mejor estás encima de la media. Es hora de desintoxicarse de esta adicción que tenemos casi todos. Nuestro consejo es que te pongas límites: no se mira en horas de trabajo (nada como silenciar los mensajes para cumplirlo e incluso desconectar los datos), tampoco cuando estés viendo una peli (si es un programa y quieres tuitearlo ya es otra cosa) y, si te atreves, guárdalo en un cajón durante el fin de semana. Será duro, pero PO-DE-MOS.