ISTOCK

Recetas fáciles y baratas para los más perezosos

¡Anímate están tiradas!

Si eres de los que te da pereza la cocina este artículo es para ti. Te proponemos unas cuantas recetas con las que prepararte tus propios platos sin perder mucho tiempo y lo que también es genial, sin dejarte una pasta.

Te recomendamos que te hagas una lista de la compra para ver lo que necesitas antes de ir al súper y manos a la obra, son platos ideales para los menos amantes de la cocina, de verdad.

Hay para todos los gustos, con pan sin pan, primeros platos, segundos, entrantes y postre, este no podía faltar.

Entre las delicias que te animamos a preparar están un hummus, hamburguesas, ensaladas de arroz, gazpacho, mousse de chocolate... Son solo unas cuantas sugerencias, pero también te puedes atrever con los purés y cremas, son fáciles y baratas.

Es un plato sencillo de hacer, aunque eso sí, tiene bastantes calorías. Así que no conviene abusar. Para dos personas necesitas: 200 gramos de macarrones. 100 gramos de queso rallado para gratinar (con queso cheddar). Un vaso grande de leche. Una cucharada sopera colmada de harina de maíz. Una cucharada de mantequilla. Una cucharadita de mostaza antigua. Sal y pimienta. Preparamos la pasta de la forma habitual y luego en una sartén preparamos esta especie de bechamel, a fuego medio y sin parar de remover para que espese bien. Cuando ya esté espeso empiezas a añadir el queso rallado a fuego bajo. Puedes consultar la receta completa aquí.
Ahora que el calor ha llegado para quedarse o eso parece. Apetecen cosas fresquitas y fáciles de hacer como un gazpacho. Sabemos que luego cada uno tiene su versión de gazpacho pero nuestra receta es la siguiente. Siete u ocho tomates maduros. Medio pepino. Un pimiento verde. Y un trocito de pan duro. Un pellizco de sal. Se pone todo en el vaso de la batidora y listo. Si te lo vas a tomar en el momento añádele el aceite y vinagre, sino conserva y lo aliñas antes de comerlo.
Muchas veces cocinar para una persona es complicado pero aquí tenemos la solución para este plato taaan rico. Para hacerlo necesitas dos patatas, media cebolla, dos huevos y sal. En una sartén pones aceite y cuando ya esté caliente añades la cebolla y la patata a la vez. Unas patatas cortadas en rodajes muy finas. Los dejas hasta que estén blanditas. Cuando ya estén se ponen a escurrir sobre un plato y así sueltan el aceite sobrante. Se baten los dos huevos y se añaden las patatas y cebolla, previamente salpimentadas. Se pone un poco de aceite en la sartén y cuando esté listo echas la mezcla y coge el plato para darle la vuelta cuando consideres (según cómo te guste de cruda).
El arroz es uno de esos ingredientes base para muchísimos platos. En esta ocasión te planteamos una ensalada a la que por supuesto le puedes echar lo que más te guste como guisantes, salchicha troceada, zanahoria, huevo duro y tomatitos para decorar. La puedes aliñar con aceite y vinagre o mayonesa, según lo quieras hacer más o menos ligero. Una receta deliciosa que te puede servir de plato único y que no cuesta nada.
Para hacer estas delicias necesitas una barra de pan, tomates, calabacines y queso. Partes el pan en trozos y por mitades. Echa un chorrito de aceite sobre la miga y pone el tomate, el calabacín y queso mozzarella por encima. Ya lo tienes listo para meterlo en el horno durante 10-15 minutos a 180 grados. ¡Delicioso!
En todo menú no puede faltar un postre y éste tiene dos cosas fundamentales es facilísimo de hacer y barato. Necesitas seis huevos y una tableta de chocolate de postres. ¡Nada más! En un cazo pones el chocolate troceado en onzas y le echas unas pocas cucharadas de agua para que se vaya deshaciendo. Por otro lado, separas los las claras y las yemas de los huevos.  Bates las claras a punto de nieve y las yemas las vas echando al chocolate, que poco a poco se ha ido derritiendo. ¡Listo! Pones en un cuenco el chocolate mezclado con las yemas y ahora toca ligarlo con las claras a punto de nieve. Conviene hacerlo en dirección contraria a como bates un huevo para que no pierdan la consistencia. Se deja enfriar en la nevera y después de comer... ¡a disfrutar!
Son perfectas si tienes que lleva tupper. La pechuga de pollo si te las tienes que llevar de un día para otro se queda muy seca, así que te damos una receta con la que esto no será un problema. Necesitas una cerveza, harina y pechugas de pollo troceadas. En un plato echas la cerveza y harina para que se vaya formando una especie de masa, pero fluida. Cuando ya lo tengas le añades las pechugas de pollo troceadas y las dejas una hora o así para que se empapen bien y luego a freír y... ¡voilà!
Necesitas un tarro de garbanzos cocidos, medio ajo, dos cucharadas de Tahini, zumo de medio limón, comino al gusto, sésamo, agua, sal, aceite de oliva y pimentón dulce. Es ideal para picar con zanahorias o pan, picos, etc... ¡Fácil y para chuparse los dedos!
En mi casa son conocidos como filetes rusos y aquí te damos una receta para que te queden bien jugositos. En un bol pones la carne picada a la que le echas sal, un poco de pimienta negra, nuez moscada, perejil, ajo en polvo, un huevo, un poco de pan de molde y leche. Lo mezclas todo bien y ya está todo listo para que las hagas a la sartén con aceite caliente.  ¡Ñam!

 

Outbrain