J / GETTY

¡Por fin! Katy Perry vuelve a ser la que era

Solo le falta el sujetador de "cupcakes".

ÁLVARO DE LOS SANTOS -

Katy Perry (33) pretende retomar su 'look' del pasado y ha querido empezar por la cabeza. Sabemos que el pelo moreno le sienta mejor que un guante y que corresponde al aspecto con el que la conocimos por primera vez cantando 'I Kissed a Girl'. La artista llegaba a 'American Idol', programa de televisión del que es jurado, con un pelazo por debajo de la cintura después de aparecer en la Gala Met con un rubio platino a lo Pixie Lott.

Como a estas alturas ya sabrás, Katy es polifacética, y lo mismo te canta que te maquilla que te presenta, como hace ahora en el programa musical. Y esta versatilidad llega también a sus cambios de 'look': así que la última imagen que tenemos de ella es enfundada en un vestido a rayas de lentejuelas y un pelo brillante y negro a lo Pocahontas, que indudablemente, le favorece como a la que más.

Y es que Katy siempre fue de melena oscura (salvo cuando se pasaba al rosa o al azul).

 

 

Pero por mucho peinado que vaya y que venga, hay una cosa que no cambia, su manera de ser. La cantante ya nos ha regalado más de un episodio gracioso desde que es una integrante del jurado encargado de encontrar al ídolo de América. Que se lo pregunten al muchacho de diecinueve años al que besó en la boca sólo porque no tenía novia. Katy es de armas (y de pelos) tomar.

Parece ser que se siente como pez en el agua realizando esta tarea en el 'talent show', donde no hay tiempo para aburrirse. Pero por muchos besos que se regalen, los besos de Perry ya tienen dueño, y no son para una chica como reza su canción. El afortunado es Orlando Bloom, actor con el que compartió unos días de vacaciones en Roma y con el que está viviendo el capítulo dos de una relación intermitente.

Y entre tanta nostalgia, no sólo los amoríos vuelven, también las modas. Y con ellas, los peinados. Esperemos que Katy se siga decantando por el pelo negro porque esa es nuestra Katy de siempre.