J / GETTY

Naranjas, naranjas, limones, limones, tengo una Olivia Munn que vale millones

O al menos viene en la redecilla de la fruta.

ARACELI OCAÑA | CUORE.ES -

Ahora que la temporada veraniega ha empezado y se han puesto de moda los bolsos de redecilla de pescar (sí, aquellos que llevamos en los dos miles), Olivia Munn ha pensado inventarse una nueva forma de llevarlos y así se presentaba a la Gala Met.

La actriz está, de nuevo, irreconocible: quizá sea por el maquillaje (quien ha probado la magia de los pintalabios oscuros lo sabe), quizá porque sigue usando su truco de belleza raruno (asegura que cambia su cara gracias a una patata morada china) o quizá porque venía con muchas ganas de poner pose seria como si de un cuadro renacentista en movimiento se tratara y no dejaba de mirar hacia arriba, por lo que fuese.

En cualquier caso, Olivia tenía más de Kardashian que de Munn, aunque hay un detalle de agradecer... Su vestido 'low cost'.

J / GETTY

La actriz de 'The Newsroom' llevaba un diseño de, ¡atención, redoble! ¡H&M! Por desgracia para todas, el diseño no está a la venta, fue hecho a medida (algún truco tenía que tener), aunque como algunos críticos han señalado que le oprimía el pecho de más, mejor esperar a que hagan una versión con la que podamos respirar tranquilas.

Lo curioso del diseño, no obstante, es que la actriz pidió que fuese dado la vuelta, casi casi literalmente: "Lo que verdaderamente quería esta vez era meterme en la temática Cuerpos Celestiales. Mi inspiración para el vestido fueron las armaduras. Lo que quería mostrar era fortaleza, y me encanta que el vestido me haga sentir fuerte y poderosa. Cuando me enseñaron la muestra de tela, que era una malla, le di la vuelta y vi lo que me recordaba a una armadura, así que les pedí que lo hicieran con el reverso."

Quizá por ese poderío Olivia decidió mirar desde abajo dando algo de miedito y estando un poco irreconocible, pero cada uno se toma la temática de la fiesta como quiere... Aunque sea añadiéndole en la cabeza la redecilla de los limones.

N / GETTY