GTRES

Kate Middleton, la típica invitada que se equivoca

Elegir un color que casi podría ser blanco... ¡Error!

CUORE.ES -

En la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry había unas cuantas normas de protocolo (que se enviaron a todos los invitados antes del gran día) y una de ellas era básica... Las mujeres no podían vestir de blanco. Y después de que Pippa Middleton sí lo hiciese en la suya, Kate Middleton pensó que alguien tenía que seguir la tradición y plantarse en la iglesia con un 'look' claro de los que es mejor pensárselo dos veces.

Porque aunque ella iba, simplemente, de un amarillo apagado, no cayó en que a la luz del día y de los focos iba a acabar pareciendo blanco.

Seguro que alguna vez te ha pasado (o a una amiga): seguramente vayas con buena intención pero luego ves las fotos y te das cuenta de que los colores claros pueden acabar confundiéndose con el de la novia.

Por suerte para ella, en este caso se trataba de un vestido corto (otra de las exigencias de protocolo) y era fácil adivinar que no se trataba de la novia, pero hubiera estado mejor con otro color que generase menos dudas. Y, sobre todo, un vestido que no fuese repetido.

Sí, Kate, te hemos pillado: ni siquiera te has pasado por un modas Meyni británico, y te has puesto lo mismo que llevaste al bautizo de tu hija y al cumple de la reina. Está bien reciclar, pero a ese nivel...

El vestido, por cierto, lo firmaba Alexander McQueen (como su 'look' de novia) y el sombrero era diseño de Philip Treacy, aquí tienes todos los detalles para que juzques...