G3-CAT / GTRES

A David Bustamante y Yana Olina les sale la salsa y la pasión por las orejas

La pareja "se rehúsa" al último baile.

ÁLVARO DE LOS SANTOS | CUORE.ES -

David Bustamante (36) y Yana Olina han vuelto a deslumbrar en la gala de 'Bailando con las estrellas' con una versión salsa del famoso tema "Me rehúso" de Danny Ocean. La pasión y la química que tienen juntos hacen que salten chispas cada vez que pisan el escenario y esta vez volvieron a ser los mejor puntuados de la noche. ¡A estos no hay quién los eche!

La actuación con la que nos deleitaron no fue nada fácil y estuvo llena de momentazos. Que si pirueta por allí, que si voltereta por allá. Pero si hay algo que nos vuelve locos cada vez que bailan es el vínculo sentimental que les une a través de la mirada y de los gestos, parece que llevan bailando toda la vida y que en cualquier momento van a comerse mutuamente. Solo por la cara de motivación con la que Busta termina el número, merece la pena. 

El cantante bailó con un 'look' salsero más que sexy: una camisa negra escotada que dejaba ver parte de su pecho y unos pantalones también negros de tiro alto. Yana puso la explosión de color, tanto en el vestido como en el maquillaje. Pero ni por esas el cántabro pasó desapercibido pues se marcó algunos pasitos que puso al público de pie en menos que canta un gallo.

Como bien dice la canción, química nos les falta: "Esta locura que siento por ti, con esta química que haces en mí". Y es que los tortolitos al terminar el baile y como de costumbre, se fundieron en un abrazo que corrobora todo aquello que nos hacen sentir en la pista. No vamos a preguntar eso de: ¿qué ha hecho David todo este tiempo sin Yana? Porque ya sabemos la respuesta.  

En 'Bailando con las estrellas' llevan una rachita muy buena y todo gracias al trabajo que realizan juntos semana tras semana. Vamos que son una de las parejas favoritas para ganar el programa. Queremos beso en directo si ganan esta edición, ¡desde aquí petición Cuore!

Bésame, bésame mucho, como si fuera esta noche la última vez...