TWITTER

Las cosas en 'MasterChef' están que echan humo

Una llamadita a los bomberos no vendría mal.

VICTORIA LUPIÁÑEZ | CUORE.ES -

En 'MasterChef' la cosa lleva ardiendo desde que la sexta edición dio su pistoletazo de salida y parece estar muy lejos de apaciguarse el tema. Y es que tras un mes, la competición está a tope y los nervios empiezan a estar a flor de piel y la tensión del momento ha acabado con Dani en la calle y con Marina y Jordi Cruz con las uñas fuera.

Y claro, todo empezaba con la dificultad que se añadía a la primera prueba: cocinar por parejas... ¡Pero haciendo mímica! Sí, sí, sin decir una sola palabra.

Eso sí, como no todo iban a ser malas noticias en esta prueba, Bibiana Fernández ha vuelto a las cocinas para ser la pareja de Fabio y aunque el resultado no haya sido el esperado, al menos se han podido echar unas risas (y nosotros con ellos).

El mejor resultado lo obtenía Oxana y eso la convertía en la capitana suprema; tenía que capitanear a los dos grupos que se iban a formar en la prueba de exteriores teniendo como comensales a diseñadores y expertos del mundo de la moda.

El resultado tampoco resultaba mucho mejor que en la primera prueba: el equipo azul conseguía el indulto pero el equipo rojo iba de cabeza y sin pasar por casilla de salida a la prueba de eliminación, llevándose consigo a Oxana por su falta de organización a la hora de llevar las riendas de ambos equipos.

Y entre tanta crítica, Marina acababa de morros por todo lo que Jordi le había dicho y, antes de comenzar la prueba de expulsión, explotó contra el miembro del jurado y le acusó de llamarle "sinvergüenza" algo que Jordi no consintió y dejó muy claro que "me he limitado a valorar tus platos y tu actitud al defenderlos, nunca me atrevería a llamarte, a ti ni a nadie, sinvergüenza".

Afortunadamente, Jordi sacó ese lado tierno que tanto nos gusta de él y cedió un poco ofreciendo a la concursante "borrón y cuenta nueva" y fundiéndose en un abrazo que Marina agradeció porque ya sabemos que Jordi los abrazos los tiene un poco caros.

Y después del rifirrafe llegó el momento tensión de verdad, y es que en la prueba de eliminación los aspirantes disponían de 20 minutos para preparar dos platos diferentes con el pescado que tenía cada uno. Oxana no tuvo un buen resultado pero se lo curró y sacó los dos platos, mientras que Dani no estuvo a la altura y solo sacó uno, siendo él el expulsado por su falta de actitud.

Muchas lágrimas dejó esta expulsión, pero si hubo un momento emocionante de verdad, fue la despedida de Eva González (37) que tuvo que dejar el programa porque ya estaba a punto de dar a luz a su pequeño Cayetano; pero no se nos marchó con las manos vacías, sino que se llevó para casa un pequeño delantal en el que ponía "junior" para Cayetano. ¿Se puede ser más majo?

A ver si en el próximo programa el ambiente está un poco más fresco, porque entre tanta tensión y el ambiente caldeado empieza a hacer calor por las cocinas de 'MasterChef'.