KLA / GTRES

Rebozan a Chenoa en brilli brilli y ella se mosquea

Desde luego, paciencia tiene la chica.

VICTORIA LUPIÁÑEZ | CUORE.ES -

Chenoa (43) parece una mujer bastante seria y disciplinada. Aunque también tiene sus momentos de gracias y bromas, en las que se presta a casi todo. Sin embargo, la cantante tiene un límite y conviene no sobrepasarlo. Las bromas están bien pero llega un momento en el que no apetecen más o se vuelven pesadas.

Algo así tuvo que pasarle a Chenoa en 'Tu cara me suena'. Después de un programa entretenido, con decorado navideño, buenas actuaciones y con muchos jueguecitos de por medio, llegó la hora de ponerse firmes, valorar a los concursantes y explicar el porqué recibían la nota que cada juez había decidido darles.

Ya sabemos que en las valoraciones entre actuación y actuación hay mucho cachondeíto y la seriedad asoma renqueando. Pero a Chenoa le gusta hacer la valoración final seriamente, y dejando clara su postura. Bueno pues esta vez no pudo ser. No porque ella no quisiera. Fueron sus compañeros del jurado los que no quisieron que así fuera.

Con el cachondeito inicial ya se veía venir que esto no iba a acabar bien. Ninguno dejó que los demás opinaran con tranquilidad ya que mientras se lanzaban bolas de peluche plateadas que soltaban más purpurina que La vecina rubia. Todo son risas hasta que te toca valorar a ti, y eso fue lo que le pasó a Chenoa.

A la hora de hablar ella pasó por lo mismo, bola por allí y bola por allá. Ahí empezó a estar mosca, pero ya el vaso reventó cuando cogieron una estrella que adornaba la mesa y se la pusieron a modo sombrero. Y entre broma y broma la verdad asoma y la cantante dijo cuatro cosas medio en serio medio en broma que acabaron con el jueguecito del todo.

Después de todo y para quitarle un poquito de hierro al asunto, la propia cantante subió a redes sociales el recorte del vídeo del momento donde reconoce que "mosqueada no molo nada". La verdad es que la pobre Chenoa acabó más rebozada en brilli brilli que la propia Kim Kardashian.

Está claro que las bromis están bien, pero hay que saber parar.