Everett - (1728N02_C1021_H.jpg) / GTRES

Adriana Lima acaba el año con el corazón contento

Muchos estarán tristes.

CUORE.ES -

A lo largo de este último trimestre no dejó de especularse con la posibilidad de que la modelo Adriana Lima y su pareja, el científico Metin Hara, hubieran puesto punto final a la relación sentimental que iniciaron a mediados del año que está a punto de terminar, pero lo cierto es que ambos han dejado patente esta semana que su romance sigue disfrutando de una salud de hierro y, sobre todo, que el guapo turco se lleva a las mil maravillas con las dos hijas de la famosa maniquí: las pequeñas Valentina (8) y Sienna (5).

Tanto es así, que los dos enamorados se dejaron ver este miércoles disfrutando de un agradable almuerzo en el Perez Art Museum de la ciudad de Miami, proyectando al mismo tiempo esa complicidad y buena química que ha hecho de ellos una de las parejas más atractivas de la crónica social. Desde luego, teniendo en cuenta las caricias y sonrisas que se dedicaron y la ternura con la que Metin jugaba con las hijas de la supermodelo -fruto de su extinto matrimonio con Marko Jaric-, ambos han despejado definitivamente cualquier duda sobre una supuesta crisis entre ellos.

"Trataron de mostrarse muy discretos en todo momento y posiblemente muchos de los que allí se encontraban ni se percataron de quiénes eran. Se lo pasaron en grande con las niñas", ha revelado una fuente al diario 'The New York Post' sobre tan llamativa estampa, la cual se habría antojado imposible para muchos hace solo unas semanas cuando la separación entre ellos casi se daba por hecho.

La poca fe que ciertos medios estadounidenses tenían en relación con esta bonita historia de amor se explica, fundamentalmente, con la mala racha sentimental vivida por la brasileña en los últimos tiempos. Y es que a principios de este año, y tras solo un año de relación, Adriana y el jugador de fútbol americano Julian Edelman anunciaban su ruptura poco después de que el segundo ganara nada menos que la Super Bowl, pero incluso a día de hoy se desconoce si ambos acontecimientos están de alguna forma relacionados.

Afortunadamente para ella, y al margen de la buena marcha de su actual idilio con Metin Hara, Adriana siempre se ha sentido arropada en el plano anímico por las dos personas más importantes de su vida, sus hijas, quienes le brindan a diario un amor incondicional que no cambiaría por nada del mundo.

"Todos los días me levanto enamorada. Me despierto por la mañana y tengo a mi lado dos niñas hermosas que me hacen sentir muy feliz. Su felicidad es la mía...", expresaba emocionada en una entrevista del pasado mes de febrero, poco después de regresar a la soltería.