Ansel Elgort como recién sacado de un Picasso

Aunque no es una obra de arte, precisamente.

VICTORIA LUPIÁÑEZ | CUORE.ES -

Cuando fuimos al cine a ver 'Bajo la misma estrella' ni por asomo nos podríamos imaginar que íbamos a salir de allí más enamoradas de Ansel Elgort (su prota) que llorar como Magdalenas. Pero sí, pasó. Y hasta el día de hoy no habíamos visto al actor y cantante con nada que le quedase mal. Todo lo que se ponía encima le caía de muerte.

Y sí, hacemos hincapié en "hasta el día de hoy" porque hoy ha pasado. Hoy hemos visto al guapísimo actor con unas pintazas que casi sufrimos desprendimiento de retina. No queremos que vayas hecho un pimpollo hasta para ir a por el pan, pero chico... aunque sea un mínimo de sentido de la estética. 

El atuendo en sí podemos definirlo como sport. O por lo menos es lo que más se le acerca. Lo primero a destacar es el chándal negro brillante que era lo más en los noventa y que rezamos a los dioses nuevos y antiguos porque no se vuelva a poner de moda. Acompañado por una camiseta con motivos espaciales dibujados por un niño de 5 años y unas zapatillas de deporte tipo botín blanquitas relucientes y detallitos negros y azules.

CORDON

Lo de combinar pasa, que al meno no lleva más colores que el arcoíris. Pero ese chándal... ¡Y con esa chaqueta! Que no sabemos si es la chaqueta a juego con los pantalones brilli brilli o la ha sacado del armario de su padre. No nos podemos explicar una chaqueta de chándal más para abajo de las rodillas. En serio, no podemos.

CORDON

La moraleja de todo este asunto es que aquí no se salva nadie. Lo mismo que tu bajas al mercadillo un domingo sin mirarte ni siquiera al espejo, el resto de los mortales, por muy famosos y guapos que sean, también tienen sus días de jugar a vestirse con los ojos cerrados.

Mira Ansel, nosotras te queremos. De verdad. Pero ese modelito mejor guardado en el armario de cosas que no hay que ponerse.