GSR / GTRES

David Bustamante quiere ser Mario Casas, pero no

Mario Cachas solo hay uno.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Dicen que la adulación es la mayor forma de admiración y claro, Mario Casas (32) es el 'sex symbol' del momento (su nuevo mejor amigo también) y si hasta Maluma lo tiene colgado en el salón de su casa es por algo, ¿no? Pues claro, como su tableta y sus musculitos están de moda, cada vez son más los que se apuntan al gimnasio y lo dan todo para conseguir (como decían en 'Art Attack') algo parecido a esto:

 

Me decían que en Madrid nevaba.

Una publicación compartida de Mario Casas (@mario_houses) el

Ay, omá.

En esas está David Bustamante (35), quien además de bailar pegado (sí es bailar) a su Yana Olina en 'Bailando con las estrellas', también ha querido apuntarse al gym para ponerse en forma (si es de cara al verano, va tarde). ¿Por qué? Pues a la churri parece que ya la tiene camelada, así que será porque se lo pide el alma y punto, ¿no?

"Después de los ensayos... Un poco de gym", ha escrito el extriunfito en el vídeo que ha subido a Instagram, y donde mientras luce músculo se le oye decir: "Bueno, ya se van viendo los resultados del gimnasio. La verdad es que se nota, ¿no? Mira el bíceps". Solo que su brazo tenía trampa, y es que ya sabes que él cuando quiere es el más gracioso:

 

Despues de los ensayos... Un poco de Gym...💪😜👍 😂😂😂

Una publicación compartida de David Bustamante (@davibusta) el

Evidentemente no podía ser otra cosa que una broma, y es que el brazo es del hermano buenorro de Busta, Manuel Bustamante, quien sí podría llevarse más de un título de sexy, cachas y tal, pero como tiene el Instagram cerrado, él se lo pierde.

No obstante, y aunque no vaya a ser milagrosamente, hay que decir que David Bustamante está por la labor de cuidarse, porque ahora su menú no consta de cachopo con mayonesa precisamente...

 

A vuestra salud...😘👍

Una publicación compartida de David Bustamante (@davibusta) el

Bueno, Busta, tú poquito a poco y con buena letra, que al final todo esfuerzo tiene su recompensa.

Aunque, siendo sinceros, nosotros somos más felices comiendo croquetas...

CORDON

Y tú también, ¿verdad?