Chris Pizzello / GTRES

Dwayne Johnson (The Rock), siempre alerta

Los hombres de acción están siempre de servicio.

CUORE.ES -

Aunque de momento Dwayne Johnson no ha renunciado a ninguno de los compromisos promocionales que se desprenden del inminente estreno de su película 'Rampage', lo que le llevará a viajar a Shanghái, Londres y muchas otras ciudades en los próximos días para asistir a las imprescindibles premieres, el propio actor ha reconocido ahora que afronta la tarea con un punto de nerviosismo y, sobre todo, "en alerta" debido al avanzado estado de gestación en el que se encuentra su mujer Lauren Hashian, que pronto dará a la luz al segundo hijo de la pareja.

"Se supone que debe salir de cuentas dentro de dos semanas, así que ahora mismo estamos los dos en alerta porque podría ocurrir en cualquier momento. Sin embargo, este mismo viernes me voy a Shanghái. Tengo que ir, pero lo tenemos todo controlado", explicó en el programa de Jimmy Kimmel para, a continuación, reconocer que tanto él como su esposa quizá se estén "arriesgando" un poco con la decisión que han tomado.

"Nuestro plan básicamente es el de arriesgarnos y probar suerte. Como el médico nos ha dicho que lo más seguro es que el bebé venga cuando le corresponde, es decir, el 25 de abril, en principio no deberíamos tener problemas. Así que me voy a Shangái y luego a Londres para la promoción de 'Rampage'", ha contado en la entrevista.

El que fuera estrella de la lucha libre (padre de Jasmine, de 2 años, con su actual pareja y de Simone, de 16, procedente de una relación anterior) también ha querido sorprender al público del espacio televisivo desvelando la broma pesada, y ligada directamente a su tercera paternidad, que le gastó su mujer en April Fools, una fecha que en el mundo anglosajón se caracteriza por las 'inocentadas' que en otros países del mundo se reservan para el 28 de diciembre.

"Lauren me despertó ese día y me dijo: 'Levántate rápido que nos tenemos que ir, voy a tener al bebé ya'. Y pegué un salto de la cama y me preparé todo lo rápido que pude, con el corazón a cien revoluciones. Nos montamos en el coche y justo cuando iba a arrancar me dice: 'Inocente'.... No, en serio, la historia que os acabo de contar es totalmente mentira: ¡Inocentes!"

Demasiadas bromas para una historia, pero... Vale.