KLA / GTRES

Feliciano lo confirma: enamorado y para largo de Sandra Gago

¡Y lo celebran con vino... Chin, chin!

ÁLVARO DE LOS SANTOS | CUORE.ES -

Feliciano López presenta a su nueva novia, la modelo Sandra Gago, en las redes sociales. Aunque ninguno de los dos son de gritar a los cuatro vientos el amor que sienten el uno por el otro (Sandra hasta hace poco no poseía la cuenta de Instagram pública), sí que nos lo olíamos porque, alguna vez, han dejado alguna que otra pistilla.

Desde Navidad ya se rumoreaba sobre esta pareja, pronto saltó a los medios y posteriormente se les vio cenando juntos en París, incluso Sandra ha cogido la raqueta por el mango y se ha metido por completo en el papel de WAG a lo Georgina o Shakira plantándose en las gradas alguna vez, pero para animar junto a su amorcín a Rafa Nadal. Hasta hoy ambos han sido muy recelosos con los medios y las redes, pero llegó el momento: el posado ya está aquí.

Ha sido el propio Feliciano el que ha compartido una foto con su chica. La pareja se funde en un abrazo con la Ribera del Duero haciéndoles de fondo, en una visita amorosa a unos viñedos. Y un momento tan especial para ambos no podía quedarse relegado a la galería de fotos del móvil. Así que el tenista no se lo pensó y la posteó en Instagram dedicándole a Sandra un "contigo siempre".

¡Qué monos! Aunque esperemos que Feliciano no se relaje mucho por dos razones... La primera porque Alba Carrillo aún sigue murmurando su nombre por las esquinas como La Zarzamora. Y la segunda, que no menos importante, su joven y libre nuevo amor, tiene predilección por el perro del tenista. Sandra asegura que lo ama y que puede hablar con él a través de la mirada.

¡La encantadora de perros!

 

 

No me mires así...🤷🏻‍♀️ #nosotrosnosentendemos #nopuedoquerertemas ♥️

Una publicación compartida de Sandra Gago (@sandragago_) el

Si es que el amor no entiende ni de razas ni de edades. A pesar de los 14 años de diferencia que el tenista le saca a la modelo parece ser que todo va en serio. Pues nada que si hay que celebrar se celebra... ¿Y qué mejor que con un buen vino de por medio? Chin, chin.