GTRES

Irina Shayk la típica madre que amenaza con sacar la zapatilla

Bueno, en su caso, un taconazo de firma.

CUORE.ES -

En la misma línea que ha definido su relación con Bradley Cooper (43), desde que Irina Shayk (32) diera la bienvenida al mundo a su primera hija junto al actor en 2017, se ha propuesto mantener a su bebé completamente alejado de los focos. De hecho, el nombre de la pequeña Lea se conoce solo por filtraciones a la prensa del círculo de allegados de sus famosos padres y ninguno de ellos ha querido compartir públicamente una imagen suya.

Lo que sí está dispuesta a comentar Irina es cómo se ha adaptado a su nuevo papel y qué tipo de madre considera que es.

"Bueno, soy rusa, así que soy muy estricta. Y además soy Capricornio, así que sí, soy súper estricta", ha admitido en una entrevista al suplemento ES en la que se muestra más abierta de lo habitual a la hora de hablar de su vida doméstica. "Para mí la familia es muy, muy importante, en especial en vista de todo lo que está sucediendo en el mundo".

La favorita de Esperanza Gracia.

Su filosofía educativa no es lo único que Irina atribuye de forma directa a su nacionalidad. En su opinión, su supervivencia en una industria tan competitiva como la de la moda y sobre todo su capacidad de imponer su criterio acerca de cómo manejar su carrera sobre el de terceras personas también se ven directamente ligado a ese carácter eslavo del que tan orgullosa se ha sentido siempre.

"Nunca permití que ninguna agencia me hiciera perder peso, y eso que algunas de ellas sí que me lo dijeron. O querían que me cortara el pelo, pero yo nunca les hice caso porque tenía muy claro quien era. Y creo que la gente también notaba esa energía irradiando, puede que porque soy rusa", asegura.

O sea, que para ella una madre rusa es una sargento... ¡Pues no ha conocido a las nuestras!