GTRES

Kanye West hace las paces con su padre enfermo

CUORE.ES -

Kanye West (41) está viviendo una etapa agridulce que, por un lado, se ha visto marcada por su exitoso regreso a la música y, en el plano de las malas noticias, por el agresivo cáncer que le fue diagnosticado a su padre Ray West, con quien hasta ahora una cordial pero distante relación.

Sin embargo, como ha revelado TMZ citando fuentes cercanas a Kanye, tanto él como Kim Kardashian (37) estarían dando la vuelta a la tortilla para tratar de recuperar el tiempo perdido con Ray y ofrecerle de paso el apoyo anímico que tanto necesita en estos momentos difíciles.

"Kanye se está esforzando al máximo para poder pasar tanto tiempo como le sea posible a su lado, supervisando los progresos de su tratamiento y reconfortándole con su presencia. Además, Ray ha tenido oportunidad estos días de pasar algo de tiempo con sus tres nietos y con su nuera Kim", ha explicado una fuente.

Como ha contado el propio Kanye en varias ocasiones, sus padres se separaron cuando él tenía solo unos años de vida y, teniendo en cuenta que fue su madre Donda (que murió en 2007 por culpa de una grave infección coronaria) la que se encargó principalmente de su educación y de criarlo, así en general, el vínculo que tradicionalmente le había unido a su padre no era demasiado fuerte en comparación con el que mantenía con ella, a quien adoraba.

De hecho, recientemente no ha dudado en contar de nuevo que su salud mental se había visto claramente resentida tras la trágica pérdida de Donda, hasta el punto de atribuir a este dramático hecho los problemas de depresión e incluso los pensamientos suicidas que le han venido acompañando ocasionalmente durante la última década.

"Oh sí, claro que he pensado en quitarme la vida, muchas veces. Parece que es una opción que siempre está ahí cuando la necesitas, pero lo importante es darle la vuelta al manual, como decía [el humorista] Louis C.K. y sopesar todas las opciones que existen. Ahora vivo una especie de epifanía porque, aunque afortunadamente no lo hice, era un pensamiento que no paraba de rondarme la cabeza", aseguraba en conversación con el New York Times.