Shanice King/246paps / MEGA

Mark Wahlberg es el típico padre del que avergonzarte

CUORE.ES -

A sus 46 años, el actor Mark Wahlberg puede presumir de haberse consagrado como una de las figuras imprescindibles de la meca del cine y, al mismo tiempo, del evidente atractivo que sigue exudando cada vez que aparece en la gran pantalla o desprovisto de camiseta en medio de unas agradables vacaciones en la playa. Hay que recordar que, antes de dar el salto a Hollywood, el intérprete destacó como uno de los modelos de ropa interior más populares y cotizados de Calvin Klein, pero también por algún que otro altercado con la justicia.

Sin embargo, esos tiempos marcados por su carácter conflictivo y, simultáneamente, por su condición de objeto sexual para millones de mujeres parecen haber quedado definitivamente atrás, entre otras razones porque Mark lleva ahora una vida muy estable como hombre casado y, sobre todo, porque sus hijas Ella, de 14 años, y Grace, de 8, no pueden evitar "avergonzarse" de que su progenitor se erigiera como todo un sex symbol en la década de los noventa.

"A mis hijas les avergüenza mucho tener que ver esas fotos. Y no paran de decirme: 'Papá, por favor, ponte una camiseta ahora mismo'. Lo hacen hasta cuando la llevo puesta. Si tengo puesta una camiseta encima, me piden que me ponga otra camiseta más", ha bromeado el actor sobre la prole que comparte con su esposa Rhea Durham a su paso por el programa de Ellen DeGeneres.

Pese a que su etapa como modelo forma ya parte del pasado, Mark Wahlberg ha demostrado en infinidad de ocasiones que concede una importancia capital a su bienestar físico, hasta el punto de que cada hotel en el que se aloja durante sus constantes viajes por el mundo termina reconvertido en un gimnasio improvisado donde entrenarse a conciencia.

"Me levanto a las dos y media de la mañana, y hago una hora de ejercicios entre las tres y las cuatro con descansos de diez segundos entre tabla y tabla. Luego nos vamos a una pista de baloncesto a jugar partidos de dos contra dos durante otra hora, y a las seis de la mañana estoy de vuelta en el hotel para desayunar. Y de ahí me voy al set de rodaje a las siete de la mañana", explicaba en una ocasión sobre su espartano régimen de actividad física.

D.R.