Pool / CORDON

El padre de Meghan Markle se hizo ¿el malito? para no ir a la boda

A lo mejor se quedó en casa jugando a 'Operación'.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

¿Recuerdas que el padre de Meghan Markle no pudo ir a la boda de su hija por un infarto y su seguida operación? Pues podría tratarse de una farsa.

Así, al menos, lo sostiene una fuente cercana a la duquesa, consultada por Daily Mail, que afirma que los problemas de salud que salieron a la luz pocos días antes de la boda del año solo se trataron de una tapadera para generar simpatía hacia Thomas Markle después del lío que tuvo con los paparazzi.

Según esta información, la operación de corazón que causó la ausencia de Tom en la boda de su hija no sería más que una forma de "generar algo de compasión por parte del público, y desviar la atención de aquellas fotografías en escena que fueron una completa vergüenza para Meghan y la familia real", según explica dicha fuente.

A decir verdad, el propio Thomas fue quien dijo que no iría a la boda porque se sentía "avergonzado", y a la nada fue cuando saltaron las alarmas del infarto y la operación a corazón abierto. ¿Sospechoso? No más que su pronta recuperación, piensa en el frappucino (bien de nata) que se estaba metiendo entre pecho y espalda a los pocos días de la operación.

Entonces, ¿sería todo un bulo? La investigación ha ido más allá, y como lo mejor es manejar datos, al presunto hospital, donde presuntamente (valga la redundancia) se operó Thomas, han llamado para confirmar su estancia en dicho centro. ¿Adivinas la respuesta? "Tal nombre" no figura en el registro...

Uy, uy, Tom.

¿Habrá engañado incluso a su propia hija? ¿O hasta los duques de Sussex estarán metidos en este entramado? Piensa que Meghan Markle ya se pronunció en su día, comprensiva con el espacio que necesitaba su padre para "centrarse en su salud".