N / GETTY

Habemus Rihanna

ARACELI OCAÑA | CUORE.ES -

Si hay que dar gracias a Dios (al menos en una noche, como la de la Gala del Met, dedicada a la unión entre la moda y la imagen católica), se las daremos por haber creado a Rihanna (30) y haber dejado que se vistiese de papisa. Esta noche, una de las más importantes para el mundo de la moda, no sería nada sin ella y el año en el que se ha convertido en anfitriona, no ha defraudado ni a los más críticos. Porque hay que ser muy valiente para ser Rihanna.

La cantante ha debido invertir tanto tiempo pensando en su 'look' (diseñado por Maison Martin Margiela) como las hermandades y cofradías preparan la Semana Santa en España: meses y meses y meses.

Y el resultado ha sido, realmente, espectacular: la clave está en su mitra, el gorro que habitualmente queda reservado a obispos y papas para ceremonias litúrgicas. Un tocado repleto de piedras y decoraciones, siguiendo por su vestido en dos alturas.

Porque Rihanna sabe llevar un vestido como este, un 'look' arriesgado y más: si necesitas que alguien siga el 'dress code' a rajatabla... Ella es tu chica.

Vamos a repasar todos los detalles, porque esto se merece mínimo fumata blanca...