Russell Crowe pasa de los casting

Cuidadito con él.

CUORE.ES -

A estas alturas de su carrera y con un Óscar en su poder, el actor Russell Crowe no está por la labor de someterse a los tediosos procesos de casting, por lo que a la hora de intentar convencerle para que participe en una película la dinámica a seguir consiste en ofrecerle el papel y esperar a descubrir si él lo acepta o no.

Esa era una información que Rob Liefeld, uno de los creadores del personaje de cómic Deadpool, desconocía por completo cuando se le ocurrió proponerle al veterano intérprete -vía Twitter, nada más y nada menos- que se presentara a las audiciones para el personaje de Cable que introduce la secuela del filme sobre el malhablado superhéroe al que da vida Ryan Reynolds. 

"Ni siquiera esperaba que me fuera a contestar. La verdad es que no salió como yo me esperaba", ha reconocido Liefeld -que ha seguido de cerca el desarrollo de las dos exitosas cintas de acción- en una entrevista al portal Collider al recordar la respuesta que obtuvo de Crowe, un escueto e irónico: "¿Tendría que hacer una prueba?".

"Me gritaron mucho. Como él estaba en Australia, solo vi lo que había escrito al despertarme al día siguiente. Y mi mánager fue quien me contó que Russell Crowe ya no necesitaba hacer pruebas, y que por tanto le había insultado... más o menos. De verdad que yo lo sentía mucho. Como aún no habíamos elegido al actor para Cable, se me ocurrió esa posibilidad y quise lanzar la idea. En consecuencia acabé recibiendo una llamada y, aunque no puedo confirmarlo, puede que la gente de la Fox se pasara una hora gritándome por teléfono".

Por suerte, el actor de 54 años se mostró bastante comprensivo cuando Liefeld se disculpó en público con él, probablemente al darse cuenta de que este no formaba parte de la industria y por tanto no conocía el código de respeto que se emplea con estrellas como él.