sergioramos / INSTAGRAM

Sergio Ramos y su bigote, como recién salidos de 'Narcos'

¿Será el suplente del agente Peña?

VICTORIA LUPIÁÑEZ | CUORE.ES -

Qué tiempos aquellos en los que la gente copiaba el estilo de los cantantes y cuanto desastre estilístico nos ha provocado. Ahora los que marcan tendencia y los responsables de lo que vemos por la calle son los personajes de las series de moda, que no los actores (que tampoco se salvan).

Si desde 'Vikingos' puso de moda las barbas bien larguitas, el pelo largo o rapado a medias, ahora es 'Narcos' la culpable de que medio mundo haya decidido quitarse el pelo de la cara y solo se hayan dejado el bigote puesto. Ha llegado a tal punto que hasta Sergio Ramos se ha unido a la fiesta.

Si no te lo crees echa un vistazo a tu alrededor y verás como muchos chicos de mediana edad ya no llevan la barbita desaliñada que nuestros amigos nórdicos inspiraron. Le han dicho adiós con las dos manos y se la han llevado por delante con la cuchilla de afeitar. Pero parece que se han dejado un trozo.

Pero no, la moda del bigote es tan real como que respiramos y nos intriga que esto acabe siendo lo más parecido a una temporada de 'Cuéntame' donde hasta el gato lleva bigote. Cada vez son más los que han caído a los pies de esta moda a la que incluso ha sucumbido Alfred de OT y que a Mónica Naranjo no le gustó nada.

Ahora podemos descubrir que se ha sumado Sergio Ramos, que se apunta a toda moda que se precie. No le falta ni una (si no que se lo digan a sus modelitos). Y es que ha pasado desde el pelo rubio pollo hasta la barba frondosa. Pero ya iba tocando un cambio de look y qué mejor que pasar por la cuchilla.

 

🆕️👨🏼👌🏻

Una publicación compartida de Sergio Ramos (@sergioramos) el

Lo que todavía es incógnita es si va a dejar a su bigotillo así de cortito como Javier Peña o lo dejará crecer como el de Pablo Escobar.

Pero no nos preocupa mucho esta incertidumbre, porque seguro que nos enseña el avance de su look en redes sociales, como ha hecho con los anteriores. Este hombre está hecho todo un fashion victim.

Si los noventa han vuelto a la ropa, los setenta se han asentado en la cara de los hombres. No sabemos cuanta vida le queda al bigote, pero lo como tenga la misma suerte que la barbita... ¡Nos queda bigote para rato!