GTRES

Victoria Beckham habla sobre la boda de Meghan y Harry

Y sobre su sonrisa inexistente no, eso ya era mucho pedir.

CUORE.ES -

Entre los asistentes a la que ha sido sin duda la boda del año no podía faltar el matrimonio Beckham, que una vez más volvió a deslumbrar con su elegancia y su atractivo. En el caso de Victoria Beckham (44), a su llegada a la capilla de San Jorge del castillo de Windsor ya llevaba puesta su expresión imperturbable habitual que contrastaba con la sonrisa de su marido y que lo mismo podía significar que estaba emocionadísima de repetir como invitada a una boda real o que preferiría estar en su casa en pijama.

En vista de que la diseñadora no es precisamente un libro abierto en ese aspecto, ahora ella ha querido explicar en una nueva entrevista que disfrutó de lo lindo en la boda, en especial por el ambiente que definió la ceremonia religiosa y su posterior recepción.

"Fue una boda preciosa, increíble. Fue un día perfecto. Los dos parecían muy felices y todo el mundo se alegraba mucho por ellos. Meghan parece una mujer encantadora y genuina que le quiere de verdad. Fue un momento muy real y honesto", ha asegurado Vicky para restar importancia a todo lo que rodeó el evento y centrarse en lo realmente importante: la unión de dos personas que se quieren.

Pese a que es consciente de que todas las miradas están puestas en ella en este tipo situaciones, para analizar al detalle su atuendo, ella trata de no darle a sus estilismos más importancia de la debida. 

"No estaba nerviosa, para nada. Me sentía muy honrada de que me hubieran invitado. Habría estado nerviosa si hubiese sido mi gran día", ha explicado acerca del vestido que llevó, perteneciente a su colección primavera/verano 2019 y que llegará a su tienda en noviembre. "La verdad es que fue un alivio no estar muy embarazada esta vez y poder elegir cualquier cosa que quisiera"", ha añadido en referencia a la boda de los duques de Cambridge, al que acudió pocas semanas antes de dar a luz a su hija Harper. 

Acerca del debate que se ha generado en torno al vestido firmado por la directora creativa de Givenchy que lució Meghan, y que algunos consideran que no se ajustaba lo suficiente a su silueta como para hacerle justicia, Victoria no ha dudado en darle su visto bueno al mismo tiempo que recuerda que el novio también tenía un aspecto increíble.